Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Realidad social y natural’ Category

,Cada 9 de Agosto se celebra el “Día Internacional de las Poblaciones Indígenas”, Diremos mejor que se recuerda, más que celebrar, que estos pueblos existen desamparados por  los gobiernos muy lejos de ser favorecidos por la inclusión social de la que tanto hablamos en los planes y programas y mucho menos las ejecutamos.

Recientemente otro derrame de petróleo equivalente a mil barriles de crudo ha provocado inevitablemente un gran deterioro medio ambiental en la Amazonia, entre Trompeteros y Saramuro donde la empresa argentina Pluspetrol Norte explota los yacimientos de hidrocarburos. Este derrame se añade al que se produjo por el mismo sector, en el distrito de Parinari, con 300 barriles de crudo. Estos desastres se vienen repitiendo con alguna frecuencia produciendo no sólo el daño ambiental sino también los conflictos con las comunidades nativas de los Achuar. En el 2008 los nativos de Pucacuro tuvieron que protestar tomando las instalaciones de Plus Petrol Norte por el incumplimiento de la las promesas de apoyo social a los comuneros nativos.

Es una pena que los graves descuidos en la explotación de los recursos de la amazonia, tanto empresarial formal como de la minería informal y así como la explotación de la madera, produzcan daños irreparables al ambiente y a los propietarios de estas tierras. La pregunta es: ¿En que se benefician las comunidades nativas con la avasalladora explotación mediante las concesiones o la incursión de colonos irracionales que tienen lucrativas actividades extractivas?

El 19,4 % de la población comunal mayor de 15 años es analfabeta. Sólo el 5,3% ha podido acceder a la educación superior. Más de la mitad de las comunidades no tiene servicios de salud. Es lamentable que los Boras de la zona de Iquitos esperen a los turistas deseosos de ver la vida salvaje para tener algunos ingresos y para cuyo efecto se visten con sus “atuendos” de su desnudez, plumas y pinturas en sus rostros con sus flechas y sus bailes. Hasta se denunció alguna vez que había prostitución de menores. Es igualmente lamentable que los Shipibos Conibos deambulen en las calles de Pucallpa vendiendo sus artesanías de modo precario y mendigando algunos mendrugos ante la indiferencia de las poblaciones y de las autoridades. Algunos de ellos han migrado, dejando sus frondosos bosques, a la ciudad de Lima buscando que sobrevivir en un asentamiento humano, en las riberas del río Rímac. Qué decir de los Machiguenga que viven en  las zonas de explotación del gas de Camisea, o de los Ashéninka que sufrieron el desplazamiento territorial a causa del irracional terrorismo.               

¿Se les consultó acaso, aunque sea de soslayo, a sus propietarios, para lotizar la amazonia? El 68% de la selva está lotizado para las concesiones de exploración y explotación de hidrocarburos, a los que debemos añadir las de explotación maderera. En el Gobierno pasado de Alan García se dictaron normas que afectaban la seguridad jurídica de las tierras comunales al margen del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que en su Artículo 6, inciso claramente dice: Los gobiernos deberán consultar a los pueblos, mediante `procedimientos apropiados y en particular a través de sus instituciones representativas, cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectarlos directamente.        

Esta grave omisión jurídica, económica y social ha generado conflictos que incrementan las tensiones, alguna de las cuales estallaron irremediablemente en Bagua con un saldo doloroso que no deseamos que jamás se repita.

La indiferencia de los gobiernos se extiende a las comunidades nativas de la sierra. Recientemente se produjo el conflicto en la zona de Puno a causa de las concesiones mineras, y está aún latente su solución. Por todo ello es importante  la aprobación de la CONSULTA PREVIA para todo proyecto que involucre a las poblaciones comunales indígenas. No es justo que muchas de ellas en la sierra estén parcelando sus tierras porque se les hace creer que será mejor para incorporarlos a la “modernidad y el desarrollo”. Un lamentable error que está provocando mayor fragmentación territorial y social, cuando para el crecimiento y desarrollo se requiere, por el contrario, de la fortaleza comunitaria que es necesario, proteger, preparar y potenciar.

En ese entendido será importante el rol de la educación orientado a la formación proyectante, aprovechando la historia, en tanto experiencia, y las culturas propias de estos pueblos, en tanto saber mágico y conocimiento de sus espacios y su ambiente biodiverso.

La cultura de la paz y la ecología social son requisitos para mantener la ecología de la existencia de los pueblos en su ambiente natural que desean contribuir al crecimiento y desarrollo. Lo contrario: el despojo y la falta de inclusión social sólo pueden mantener el drama de la supervivencia con grandes y lamentables proyecciones negativas para el futuro patrio.

 

Read Full Post »

Una entrevista a un nativo wampis-awuajun publicado el día de ayer 1 de agosto por el diario El Comercio (http://numrl.com/20900) nos revela una interesante reflexión a propósito de la integración de los pueblos amazónicos, lamentablemente  postergados en los planes de conformar la realidad nacional.

El entrevistado, un inteligente nativo cuyo nombre es Shuar Velásquez de la etnia huambisa, población que vive cerca a la frontera con el Ecuador, nos sorprendió por su claro pensamiento acerca de las condiciones en que se encuentran sus coterráneos frente a la tendencias actuales que se promueven desde el Palacio de Gobierno con las ideas del Presidente y su “síndrome del perro del hortelano”. “Alan García –dice Shuar- perdió su oportunidad histórica con la Amazonía” al hacer referencia al mensaje presidencial último y la omisión al caso así como al problema  amazónico.

Nosotros que hemos  vivido con los nativos Matchiguengas, de la zona del río Camisea, podemos dar fe y concordar con las ideas de Shuar cuando dice “Los peruanos todavía no terminamos de entender la cultura andina, y lo peor es que vivimos ajenos y distantes de la Amazonía”.

Nos alegramos por la página dedicada a tales reflexiones en “Diálogos con el poder” del diario mencionado y la entrevista a cargo de Milagros Leiva Gálvez. Pero mucho más es nuestra alegría cuando se expone la inteligencia de un representante amazónico, precisamente de uno de aquellos a quienes, por mucho tiempo, los teníamos como salvajes que sólo reaccionan violentamente. El caso de Bagua ha revivido esta errónea concepción “…porque lamentablemente existe una visión estrecha y limitada de lo que es el Perú… No me parece que nos reduzcan a personas con plumas que le rezan a sus árboles. Eso es ignorancia”, se lamenta Shuar.

Y lo más sorprendente es que Shuar lee la literatura más compleja: la filosófica. Sólo así se entiende porque la claridad con que expone sus ideas. Nos recordó la preocupación que tiene Alain Touraine –filósofo francés- respecto a la discusión pendiente: “El destino del hombre en la Aldea Global” expuesta en su obra ¿Podremos vivir juntos?*. Nosotros agregamos a la incógnita de Touraine: ¿Será posible vivir juntos si aún  ignoramos la diversidad de las culturas y el aislamiento de las comunidades que afirman su identidad y luchan para no ser excluidos por aquellos que creen que tienen el dominio de la política y la economía? Y que por ese dominio son capaces de arrasar las tenencias que ancestralmente poseen y cuidan los habitantes olvidados o desvinculados en los planes de desarrollo. Esa soberbia irracional es una de las razones por la que no se aprueba la ley de la consulta previa a los pueblos amazónicos.

Pensando con Shuar, y para no quedarse en la herencia del pensamiento hegeliano , esperamos y confiamos que las cosas cambien, y que los gobernantes se aproximen en algún momento a la filosofía del pragmatismo de John Dewey cuya postura se basaba en que sólo se podría alcanzar la plena democracia a través de la educación y la sociedad civil abogando por una opinión pública plenamente informada mediante la comunicación efectiva entre ciudadanos, expertos y políticos -formados claro está en las ciencias políticas o politólogos y no los improvisados- para hacer, con éstos últimos, los cambios, siendo plenamente responsables ante la ciudadanía por las políticas adoptadas. Sólo así podemos aspirar al desarrollo del país, con una integración planificada estratégicamente -integración que nos conduce a la filosofía del enfoque de sistemas del biólogo Berthalanfly-, utilizando racionalmente los recursos amazónicos para lograr un país sostenible.

No deberíamos olvidar que la riqueza está en la biodiversidad que los nativos peruanos de la Amazonía cuidan y preservan para evitar que se continúe depredando más y más. Tampoco debemos seguir tolerando que los depredadores afecten el hábitat de estos pueblos con los derrames de petróleo, con los contaminantes del narcotráfico, con el azogue de los explotadores informales del oro amazónico y con el exterminio de especies de flora y fauna por aquellos que creen que los recursos de la Amazonía está allí sólo para hacer la riqueza de unos cuantos exfoliadores oportunistas y a cualquier precio. No hay más que leer la nota del diario La Primera del 9 de julio último: “Las comunidades indígenas se ven desprotegidas por el uso indiscriminado de sus conocimientos sobre el mejor aprovechamiento de algunos recursos biológicos, por parte de personas o empresas peruanas e internacionales que se han hecho llamar descubridores de estas nociones y que luego gozan de los beneficios económicos que originan con esta patente, debido a la indiscriminada explotación de estos recursos, dejando en el desamparo la naturaleza de las comunidades indígenas. Ante esta desprotección, en el 2002 el Congreso promulgó la ley que establece el régimen de protección de los conocimientos colectivos de los pueblos indígenas vinculados a los recursos biológicos (Ley 27811)”

Platón decía, idealizando, que había que hacer que los gobernantes sean filósofos y los filósofos sean gobernantes para promover una república ideal. Nosotros estamos seguros que el futuro filósofo Shuar Velásquez, nativo huambisa de la provincia de Condorcanqui del Departamento de Amazonas, seguirá avanzando en el pensar filosófico y aportará mucho más ideas y conocimiento de su cosmovisión amazónica contribuyendo a los cambios que necesitamos desarrollar en el futuro próximo. Felizmente se van sumando los talentos que promueven la integración nacional. En esta sumatoria, se encuentra el PhD de Harvard Miguel Hilario, el nativo shipibo del Ucayali, que quiere ser presidente. Así como él hay muchos más que quieren tener presencia política, porque felizmente las universidades de la Amazonía les han dado la oportunidad de prepararse y ser competentes. Bienvenidos sean si son ellos los que intervendrán en la consulta previa y necesaria cada vez que se promuevan programas de desarrollo en sus dominios y si son ellos, los preparados, los que van a purgar y depurar la política criolla que muy poco o casi nada han contribuido para mejorar las condiciones del país.   

(*) Touraine, Alain (1998): ¿Podremos vivir juntos? La discusión pendiente: El Destino del Hombre ne la Aldea Global. Fondo de Cultura Económica, México

Read Full Post »

Dos hechos lamentables

Hoy 24 de junio del 2010, día del campesino en el Perú, deberíamos festejar como ellos lo hacen en la fiesta jubilar del Cusco con sus cantos, sus bailes y las comparsas coloridas por las calles de la ciudad imperial y por la explanada de Sacsayhuamán, la gran fortaleza que expresa la soberbia cultura inca; pero, dos hechos que tiene que ver con los campesinos y nativos amazónicos nos preocupan:

i)          El Gobierno ha tomado la decisión de soslayar la consulta a los pueblos amazónicos para cualquier futuro proyecto que los involucre y que tiene que ver con sus recursos de fauna y flora pletórica aún de bosques, así como de su potencial hídrico y energético, y

ii)         Campesinos agricultores afectados por los  desastres naturales no pueden pagar sus deudas. Un grupo de ellos se ha declarado en huelga de hambre cerca a las instalaciones de la Defensoría del Pueblo, pero fueron desalojados violentamente. El decreto de urgencia 009-2010 señala que el límite de la deuda, sujeta al beneficio de la ley, es de 45 mil soles. Pasado ese límite, el agricultor queda fuera de los beneficios.

¿Dónde está la planificación?

De qué sirve un plan oficial, cuya matriz fue presentado recientemente en la Universidad José Faustino Sanchez Carrión de Huacho, y que proviene del Centro Nacional de Planificación Estratégica (CEPLAN), si finalmente sus recomendaciones no se toman en cuenta. Esta institución oficial anunció que la propuesta de vigilancia y protección amazónica elaborada por la Fuerza Aérea del Perú (FAP) sería incluida en el proyecto estratégico. Si esto es así, entonces cómo se entiende la decisión del Gobierno de dejar desamparados a los nativos así como a su hábitat, esa parte importante de la Amazonía que guarda ingentes recursos naturales y energéticos. ¿Está acaso en el plan estratégico la venta del gas de Camisea, de la región del Cusco, al exterior a precio regalado cuando no se cumple con la demanda interna del país?  ¿Qué tipo de prioridades se han tomado en cuenta para tal decisión? 

Nos alegramos cuando recientemente se lanzó el Programa Nacional de Conservación de Bosques; sin embargo, las incongruencias saltan a la vista cuando una alerta española, la de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y de la ONG  “Save América”, afirma que “por nuestras obsequiosas autoridades, se está gestando uno de los mayores crímenes ecológicos contra el planeta debido a las concesiones otorgadas en la Amazonía peruana que ponen en riesgo no sólo la biodiversidad sino también a las poblaciones nativas de la región”

Entendemos que toda planificación debe tener en cuenta el sentido de la previsión como fundamental función para no depredar nuestras riquezas y menos afectar a un componente importante de la sociedad peruana: los pueblos nativos amazónicos. ¿Es tan difícil convocar a los principales involucrados para informar lo que supuestamente es estratégico para el desarrollo nacional?

El Poder Ejecutivo acaba de observar la Ley de Consulta Previa a los Pueblos Indígenas, un proyecto aprobado por el Congreso de la República. ¿Hay algo de planificación en tal medida? El tomar decisiones a rajatabla es altamente peligroso si está aún fresco el caso de Bagua, mucho más aún cuando los contenidos que fundamentan la decisión no son consultados ni discutidos con los principales involucrfados. Se está vulnerando otra función importante de la planificación: la coordinación necesaria.

Acabamos de ser nominados por una entidad internacional como el primer país productor de la hoja de coca. Aunque algunos lo desmientan, lo cierto es que la frontera agrícola de la coca ha aumentado en desmedro de nuestros bosques y afectando a pueblos enteros y sus habitantes. No hay más que leer el Informe del diario El Comercio del día domingo 20 de junio que lleva por título: “Sin límites para la muerte”, un caso patético en la triple frontera entre Colombia, Brasil y el Perú. Una igualmente patética fotografía expone los sembríos de la coca que se expanden produciendo la deforestación calamitosa. ¿Dónde está la protección ofrecida a esta parte de la Amazonía? ¿Qué es de las fronteras vivas resguardadas por el Ejército Nacional, no sólo en el Trapecio del Nororiente, sino también en la zona del Purús y en Madre de Dios?

La verdad es que, revisado los hechos, se vulneran todas las funciones de la planificación (la dirección, racionalización, coordinación, previsión) ¿Es que vamos a cumplir los planes cuando se haya esquilmado nuestros bosques, cuando las comunidades nativas se hayan extinguido o hayan migrado, o cuando nuestros recursos energéticos se hayan agotado?

Demandamos mayor transparencia en los proyectos que afectarán el futuro, sin que de por medio existan nubarrones de corrupción.

Respecto a la segunda preocupación, nuestra pregunta es ¿Qué se está haciendo para prevenir los desastres naturales que afectan a pueblos enteros, a la agricultura, la ganadería y otras formas de vida rural? Nos preciamos de tener un germoplasma de la papa que ha servido para promocionar la gastronomía peruana en el mundo. Sin embargo, nos olvidamos de los campesinos que producen y conservan el preciado tubérculo. Lo cierto es que la indiferencia y/o la tibieza con que se trata el problema están propiciando la migración del campo a la ciudad con la consiguiente pauperización y la anárquica existencia social en las ciudades.

Una alternativa latente y prometedora

No todo está oscuro felizmente. La Asamblea Nacional de Rectores (ANR) ha tomado en cuenta el proyecto de “La responsabilidad social universitaria y las adopciones comunitarias para prevenir y/o mitigar desastres naturales y sociales” (Ver: http://numrl.com/19426). Como entrada a la concienciación del proyecto que involucra a la proyección social, la investigación y la producción universitarias, se ha determinado empezar con el compromiso universitario de la forestación a nivel nacional, para cuyo efecto se tiene previsto un certamen que pretende lograr la anuencia de todas las autoridades universitarias. Sin duda, es un avance significativo que espera el apoyo de las instituciones oficiales y privadas, siempre pensado en el desarrollo sustentable del país.            

Read Full Post »

Proyectos y realidades 

  

Una nota difundida por Terra y relacionada con la entrega de 5000 plantones de palta y lúcuma a las comunidades de la zona de Huancayo en el Perú, como parte de un programa del gobierno regional y una fotografía que muestra el trabajo conjunto entre alumnos y comuneros en un área que se aprecia como deforestada, nos hizo recordar aquel otro Proyecto Silvo Agropecuario y Pasturas en el que intervinieron las Universidades Nacionales de Cajamarca y Agraria de la Molina reforestando, por los años 70 y 80, los cerros de Alylambo y Cumbemayo depredados y degradados por mucho tiempo y que, al decir de un viajero español, Martínez de Montagnon, del antropólogo jesuita y estudioso español José de Acosta y del mismo Alexander Von Humboldt, estaban cubiertos de amplia y variada vegetación. Nos imaginamos que cuando llegaron estos afamados viajantes e insignes estudiosos se encontraron con hermosos y fértiles valles, quebradas arborizadas, con relieves de pendiente moderada si se compara con el resto de los Andes peruanos. Pero, Cajamarca, desde entonces, había perdido progresivamente casi el 70% de sus bosques a causa del sobrepastoreo, la quema de árboles para la agricultura y el uso desmedido de la madera, sin devolver a la tierra lo que se quitaba,  hasta que se gestó el Proyecto con  el apoyo internacional del Gobierno Belga y de  la Unión Europea, convirtiéndose en un ejemplo a seguir en materia de forestación y reforestación y comprometiendo a diferentes organizaciones de la zona. Tal es así que la Cooperativa Atahuallpa-Jerusalen ha sembrado diez mil hectáreas de pinos en Porcón, como parte del proyecto que pretende alcanzar la recuperación de 180 000 hectáreas. Hoy, tras casi tres décadas de crecimiento de las coníferas (pinus radiata, eucaliptos globulus, cupresus y especies nativas), ese manto de extraordinaria vegetación está cubriendo los cerros convirtiéndose en el famoso “poncho verde” que su mentor el Ing. Pablo Sánchez Zevallos, de la Universidad Nacional de Cajamarca,  visionaba, y hasta soñaba, por aquel entonces. A nosotros nos impresionó tal entusiasmo que hicimos un documental que se difundió en los cines del país con el título “El Árbol y la vida”, antes de la proyección de las películas de largo metraje. Le gustó tanto al afamado ecólogo y pionero que estuvimos a punto de realizar otro documental dedicado al agua. Le había puesto el título del “Agua y la vida”, hasta que vino la crisis económica y política del 85 al 90 que dejó truncado el proyecto de difusión cinematográfica y ecológica.

Lo interesante de la tesis del  “poncho verde” de Pablo Sánchez (la formación o  recuperación de grandes bosques en los cerros) radica en la captación de las aguas por efecto de las filtraciones que se producen tras la caída de  las lluvias que, amortiguadas por las hojas de los árboles, evita la erosión de los suelos y se forman los manantiales en las partes bajas para ser utilizados por los campesinos. De este modo, el árbol y el bosque controlan la economía de los suelos y de las aguas en las laderas antes eriazas. Pero, sobre todo, permite también controlar la economía del hombre andino cosechando aguas incontaminadas para la agricultura y la actividad pecuaria de tal suerte que pueda, a su vez, reciclar los desechos en forma de bíogas, utilizar los sólidos para fertilizantes en una modalidad sistémica silvo agropecuaria, pastoral y de forestería y, ahora, pensando en la producción orgánica. Nos acordamos de aquellos niños de las llamadas “escuelitas azules” en las zonas rurales educándose y haciendo conciencia de la importancia que tiene el árbol en la vida del hombre desde su nacimiento hasta su muerte. Esos niños que sembraron las plántulas, junto a sus padres campesinos, hoy son los adultos que cosechan los beneficios que otorga el bosque, y muchos de ellos participando en la elaboración y venta de tableros prensados y la venta de la madera para la elaboración de pulpa de papel. ¡Qué proyecto extraordinario! Hoy, Porcón también es un emporio turístico.

Otras experiencias de la universidad y la ecología

El Perú ocupa el 9° lugar con bosques frondosos en el Mundo y el 2° en Sudamérica, con 69 millones de hectáreas ubicados fundamentalmente en la Amazonía. La sierra y la costa, por ahora, no aportan a la sumatoria significativa de esa cifra. Pero el efecto promovido por Pablito Sánchez Zevallos, como cariñosamente lo llaman sus amigos, puede contribuir para que grandes extensiones de la sierra y la costa puedan ser forestados para contrarrestar los efectos del calentamiento global y así generar el tan ansiado “Desarrollo Sustentable”.

Para Kikuo Iwata, profesor de Economía en el Japón, hay tres alternativas para mitigar el deterioro del ambiente en el mundo: i) incentivar a las personas y grupos humanos que contribuyen a la defensa del medio promoviendo acciones de recuperación, ii) las corporaciones industriales deben bajar la producción de dióxido de carbono, y iii) premiar a los países que desarrollan acciones para preservar sus grandes áreas forestales.      

Estamos con esta nota desarrollando la primera alternativa que recomienda Iwata. Los programas gestados por docentes, egresados y personal  universitario deben merecer el estímulo que puede y debe contribuir a la recuperación de los bosques. Hay razones económicas para hacerlo, pero mucho más importante es la significación ecológica, en su sentido más amplio.

Las universidades de la costa peruana vienen demostrando un esfuerzo muchas veces no compensado como debiera. La Universidad Nacional “Pedro Ruiz Gallo” de Lambayeque controla un fundo en Motupe irradiando, con la presencia profesional en las comunidades rurales, el aprendizaje ecológico que se promueven tanto en las actividades agrícolas como pecuarias. Una de ellas es el proyecto apoyado por INCAGRO denominado “Identificación y Conservación de Germoplasma de las Especies de Algarrobo (prosopis spp.) del Perú, coordinado por el Dr. Leopoldo Vásquez Núñez, y otros investigadores que vienen recorriendo, junto a alumnos inquietos, buena parte del territorio nacional para conocer y recuperar las especies del género algarrobo, el súper árbol que abundaba en la costa peruana y que, a pesar de contener componentes altamente nutritivos y medicinales, es utilizado desmedidamente como carbón de leña. Por las cualidades del algarrobo, también  otras universidades están interesadas por su recuperación. Científicos de la Universidad de Piura (UDEP) vienen realizando un ambicioso proyecto de reforestación de bosques secos con el algarrobo, en el norte del país,. La experiencia comenzó con la recuperación de 80 hectáreas de algarrobos y la creación de agroindustrias. Hoy se piensa reforestar 100 000 hectáreas con semillas mejoradas por clonación validados experimentalmente y demostrándose el rendimiento de frutos inmejorables Los primeros 200 ejemplares demuestran precocidad, calidad de madera entre otras características optimizadas. La Universidad de Piura decidió buscar apoyo de la cooperación internacional para iniciar este ambicioso plan de reforestación que incluye la modificación de la metodología de siembra. Como se trata del primer experimento de reproducción de especímenes de algarrobo en el mundo reciben el apoyo de la Comunidad Europea.

Otro ejemplo que merece destacarse es el que promueve un ingeniero forestal egresado de la Universidad Nacional de Ucayali, Nils Pérez, en Mocape, cerca al desierto de Olmos, donde hoy se yerguen enormes árboles de caoba. ¡Es increíble! ¡Un ejemplar de la selva, de madera preciosa y de alto costo, en el desierto de la costa!. Todo empezó en el fundo Los Cedros, de 30 hectáreas, en pleno bosque seco de la costa norte peruana, donde Nils Pérez pensó inicialmente plantar cedro rosado de la India. Pero, finalmente optó por la caoba contando con un kilo de semillas enviados de Pucallpa por sus amigos. Preparó los plantones  y se agenció para contar con el agua de un pozo tubular que servía para regar otras especies. Hoy, los especialistas de la Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre de Lambayeque (ATFFSL) consideran bien lograda la plantación forestal de caoba. Se estima que  en 15 años, la plantación estará en condiciones de convertirse en madera, cuyo pie tablar está cotizado en US$15. El ingeniero forestal también cree que su proyecto podría ser una alternativa de reforestación en la costa norte, muy afectada por la deforestación de diversas especies del bosque seco, como el algarrobo, faique y el zapote. ¡Cómo no promover este proyecto expectante!

Cómo no promover los esfuerzos de la Universidad Nacional de Educación de La Cantuta cuando se publica un Manual de conceptos básicos en Ecología y Educación ambiental que, en el mejor de los casos, debe llegar a las fértiles manos de los docentes de las escuelas del país para lograr con  los futuros ciudadanos el mejoramiento del ambiente y la contribución al salvataje del planeta. Su vicerrector académico, Dr. Luis Rodríguez de los Ríos, resaltó el trabajo de los autores de esta publicación: Carlos Vargas Cairo, Juana Rodríguez Tarazona y Erika Fernández Reaño, docentes de la Facultad de Ciencias de la UNE, que contribuye a fomentar una cultura para el cuidado del medio ambiente y crear conciencia ecológica.

En fin, la universidad juega un rol importante en la preparación de sus cuadros profesionales con la motivación suficiente para enfrentar retos ecológicos y, de paso, necesariamente económicos para evitar la migración de los campesinos a las ciudades donde la pobreza sigue haciendo mella en la ya depreciada calidad de vida de un importante sector poblacional. Pero, como dice Iwata, es necesario estimular a las personas, los grupos, y también a las instituciones que promueven la recuperación del medio ambiente en peligro a causa del calentamiento global, al que añade la necesidad de resolver el desarrollo sustentable.

Read Full Post »

La abundante literatura sobre el cambio climático nos obliga a producir cambios en nuestras actitudes y en nuestros sistemas de formación social tanto formal como no formal, pero de modo perentorio y agresivo. Es una responsabilidad de los diseñadores del currículo en las diferentes modalidades del sistema educativo, así como de los comunicadores sociales que también inciden en la formación de la colectividad. ¿A qué se debe esta reflexión? No hay más que revisar las estructuras curriculares de la formación de docentes y de periodistas. Da la impresión que este problema sólo atañe a los profesionales de las ciencias naturales o afines, soslayando del compromiso a los profesionales de las ciencias sociales y las tecnologías. Y si por ahí existe, en estas disciplinas, algún resquicio para el ambiente, sólo tiene carácter referencial o para penalizar cuando, por ejemplo, los abogados estudian el Código del Ambiente; pero, de ninguna manera existe una formación preventiva con énfasis en los componentes propios de la formación actitudinal para la defensa del ambiente. En el futuro inmediato, necesitamos profesionales con actitudes responsables para extender en la comunidad el conocimiento de la situación existente generando comportamientos comprometidos con la defensa del medio ambiente y así propiciar el desarrollo sustentable. Debemos decirle no a la depredación irresponsable. No a la modificación de los espacios con fines de lucro y sin mediar sus consecuencias.   

Sostenemos que la educación debe jugar un rol determinante. No es para menos. De acuerdo con el IUCN (International Union for Conservation of Nature), conformada por 81 países miembros y que reúne a 11,000 científicos provenientes de 160 países, 76 especies de mamíferos han desaparecido desde el año 1500; 1,159 especies están extinguidas o algunas sólo viven en cautiverio; 16,326 están amenazadas de extinción. Si bien es cierto que por la propia dinámica de la naturaleza muchas especies han desaparecido, también  es cierto que la especie humana, con sus tecnologías descontroladas y el comportamiento irracional de algunos hombres, ha precipitado un riego amenazante en esta coyuntura del calentamiento global y el cambio climático. Esta grave amenaza puede tener graves repercusiones para la propia existencia del hombre, porque todo en la naturaleza está necesariamente relacionado. Se estima que 50 millones de personas dejarán sus tierras por factores ambientales y catástrofes relacionadas precisamente con el cambio climático. Algunos otros seres vivos están cambiando de comportamiento. Es el caso de la rana Ranitomeya, de comportamiento monógamo y que vive en la Amazonía, en las zonas donde se produce la cocaína de manera clandestina e ilegal modificando, con sus desechos químicos, las aguas vitales de hábitat de muchas especies. No cabe duda que muchas sucumben a este cambio. Algunas, como la Ranitomeya, afectada en su existencia, ha derivado en un comportamiento de reproducción promiscua que, al decir de Víctor Morales, catedrático de la Universidad Ricardo Palma de Lima, lo hace para garantizar la supervivencia de su especie. Pero, allí no termina el problema. Ranitomeya es venenosa, de piel tóxica y colorida y a pesar de este cambio de comportamiento ya se encuentra en la lista roja de especies amenazadas. La bióloga peruana Marina Rosales destacó que “el calentamiento global y la destrucción de la Amazonía afectan especialmente a la flora y la fauna con  características de ambientes húmedos, entre las que se encuentra esta rana”. Esto que para muchos de nosotros parecería anecdótico para ingentes especies que viven en estos espacios es dramático en la que se incluyen a los habitantes nativos que se alimentan de los peces y otras especies que sobreviven en las cochas o lagos y ríos hoy contaminados por los narcotraficantes y los que utilizan el mercurio para la extracción del oro en la selva sur del Cusco, Puno y Madre de Dios. Por tanto, el caso de la ranita no es aislado. La especialista del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP) advierte que “el ser humano debe emprender las acciones necesarias para mitigar los efectos adversos sobre el clima y la biodiversidad”. Pero, ¿a qué acciones se refieren los expertos biólogos? ¿Quiénes deben desarrollar tales acciones? Debemos entender que hay una responsabilidad del Gobierno en tanto que el problema ha tomado dimensiones de riesgo en niveles altos. Corresponde a los Sectores gobernantes planificar tales acciones de manera coordinada de tal forma que comprometa a todos los que toman decisiones. Por ello es que nuestra preocupación va por el lado de la educación, porque con sus acciones previsoras creemos que deberá mitigarse los efectos del calentamiento global.

Felizmente hay una reacción favorable en la organización universitaria. La Asamblea Nacional de Rectores desarrolló un primer evento denominado “Rol de la Universidad Peruana en la educación para el desarrollo sostenible”. Ciertamente es alentador discutir y buscar alternativas en los niveles elevados de la formación profesional para el aseguramiento del futuro. Los temas tratados dieron a conocer los lineamientos de Política del Estado con la participación de Ministro del Ambiente Antonio Brack Egg, de reconocida trayectoria en el campo ecológico. Se trató también acerca de la responsabilidad social universitaria y su contribución al desarrollo sostenible en las voces de expertos tales como Gustavo López Ospina, Director de Complexus – Colombia; Baltazar Caravedo Molinari; Fernando Berríos Bustamante y Jorge Lescano Sandoval.

Estamos seguros que la entidad que reúne a toda la comunidad universitaria del Perú no se quedará satisfecha con haber cumplido los objetivos de un evento. No es suficiente porque se conoce que los materiales de información sólo llegan a una pequeña cantidad de miembros universitarios. Es necesario que se produzca una multiplicación del efecto para que se genere una reacción total universitaria y su extensión o proyección social a la comunidad, en todos sus niveles. Es fundamental hacerlo sensibilizando a los responsables de la producción empresarial tanto nacional como privada. Su concurso es tan imperioso como perentorio, porque cualquier gasto que se haga hoy será una inversión para el aseguramiento de la existencia en el futuro.

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.